Los grupos religiosos en tiempos de Jesús



 

La compleja realidad religiosa en la  Palestina en tiempos de Jesús  dio lugar a cuatro tendencias: saduceos, fariseos zelotas y esenios.

  • Saduceos: Eran más un partido político que una secta y lo intergraban los aristócratas, ricos y sacerdotes. Este grupo negaba la vida futura y la retribución porque no creían en la resurrección e inmortalidad. Negaban la existencia de los ángeles y demonios. Esperaban el mesias pero recelaban de cualquier movimiento mesiánico. Se acomodaban al régimen establecido a condición de que se respetara la religión. Se considerababan los conservadores del yavismo auténtico de la Torá.
  • Fariseos:  Llamados "hassidim" (piadosos) por el rigor con que cumplian la Ley y la Tradición que imponían también a los demás. Era para ellos fuente de gozo el estudio de la Ley y la aceptación de sus cargas. Tenían escuelas propias. Gozaban de gran consideración entre el pueblo por su fidelidad a la Torá. A pesar de su legalismo se manifestaban abiertos a las novedades religiosas por lo que incorporaban reglas que no estaban en la ley de Moises pero que opinaban que correspondian a los nuevos tiempos y se la imponían al pueblo. Creían en ángeles y demonios y esperaban la llegada del reino de Dios. Tenían ambiciones nacionalistas para Israel y rechazaban cualquier contaminación cultural.
  •  Zelotas: Un ala de los fariseos que no reconocían otro maestro más que Dios. Rechazaban la pasividad de los fariseos y pretendían acelerar la llegada del reino de Dios mediante la lucha contra el opresor romano. La motivación de sus acciones era básicamente religiosas pero eran confundidas con agitación política.
  • Esenios: Se alejaban de la vida yavista normal. Hacían de la Torá una regla de vida, pero introducian el espíritu. No sólo se preocupaban de la pureza comunitaria en cuanto pueblo elegido por Dios para los últimos tiempos, sino que promovían también la experiencia de la piedad individual. Su fidelidad a la Torá, su disciplina de vida, su credo y su piedad les hicieron influyentes en la vida religiosa de Palestina.
Existian, además de algunas sectas y los judíos de la Diáspora repartidos por todas las provincias del imperio, los llamados "gentes de la tierra" (masas populares despreocupadas de la vida religiosa) y los "anawim" (los pobres).