La Sagrada Escritura y los laicos



La palabra de Jesús tiene una fuerza que arrastra. Consciente de esto, el Concilio Vaticano II recomienda a todos su asidua lectura y señala las diferentes formas en que podemos acercarnos a la Sagrada Escritura.

A los laicos, la Apostolicam Actusitatem nos habla de los medios de formación para el apostolado, congresos, ejercicios espirituales, asambleas, conferencias, libros, comentarios, todo ordenado a lograr un conocimiento más profundo de la Sagrada Escritura.

Según la doctrina conciliar, un autentico cristiano debe tener interés por la Sagrada Escritura, lectura, estudio, reflexión meditación porque la vida cristiana se nutre de la Palabra.

El Papa Francisco dice que "La Palabra tiene en sí una potencialidad que no podemos predecir. (...) que suelen superar nuestras previsiones y romper nuestros esquemas" ( cf. Evangelii Gaudium, 22)