El recurrente tema de la inquisición



No he visto tema más recurrente que el de la inquisición. Siempre hay quien lo saca, venga o no al caso, como arma arrojadiza. Los católicos vivimos acomplejados por el tema. Ahora con la serie La Peste de un canal de pago vuelve a estar en el punto de mira.

Lo primero que hay que saber es que la tortura no la inventó la inquisición, pero comencemos por el principio.


Antecedentes



En el siglo XIII surge en europa una corriente espiritual de amor a la pobreza que se fue extendiendo y que anuncia el Evangelio desde esta perspectiva.

Hasta entonces la evangelización estaba en manos de los monjes, pero el cambio social que surge con la incipiente burguesía alejó al pueblo de los monasterios*. Los laicos sienten la necesidad de anunciar el evangelio desde esta perspectiva.

Personas ricas vendían sus posesiones y abrazan la vida de pobreza, como es el caso de San Francisco. Antes también ocurría, pero las vendían y se iban a los monasterios. 

Empiezan a surgir movimientos espirituales de personas que toman esta opción de vida y se dedican a la predicación. Nacen en este momento las órdenes mendicantes como franciscanos y dominicos. Pero también otros movimientos que predican sin conocimiento teológico, ni formación, enseñando doctrinas desviadas que van contra la propia esencia del cristianismo.

Es el caso de los cátaros, valdenses, humillados de lombardía... que se dan a la predicación libre y creen y enseñan contrariamente a la iglesia católica. Sus desviadas enseñanzas afirmaban cosas como que lo material era malo creado por satanás, aceptaban la reencarnación, rechazaban el bautismo o el matrimonio, negaban la transustanciación, o la posibilidad de arrepentimiento en el último momento...** Y así lo enseñaban. 

Para erradicar la herejía surge la inquisición que debía condenar con argumentos. Pero al manifestarse inservible si no había sanciones, el Papa Inocencio IV modificó sus atribuciones.

El contexto



La tortura no la inventó la inquisición. Estamos en un contexto en que ésta se "veía con normalidad".


En la antigüedad delito y pecado eran lo mismo, (matar es pecado y delito; robar es pecado y delito; blasfemar, mentir, adulterio, ... es pecado y también delito en la época). Por tanto, había acusados que se veían en un tribunal civil por un tema teológico. Pero los jueces civiles no eran teólogos y quien acusaba tampoco sabía teología. 

Por eso se crearon tribunales paralelos, los de la inquisición. Los dos tribunales tenían las mismas competencias. (Esto hoy es inconcebible, pero claro, estamos en otra época). Igualmente, en ambos tribunales, civil y eclesiástico, se permitía la tortura (sin comentarios).

La leyenda negra sobre este asunto oscurece el hecho de que la realidad era que los tribunales de la Inquisición, pese a todo, eran más benévolos que los civiles. De hecho los acusados, que tenían opción de elegir tribunal (ya que los dos juzgaban lo mismo), solían elegir los de la inquisición. Y esto era así porque, aunque la torturas se permitían en ambos, en el tribunal de la inquisición se ejercía con restricciones.

El Santo Oficio tenía un manual de procedimiento que prohibía muchas formas de tortura usadas en otros sitios de Europa. Era necesaria la presencia de un médico y no podía causar la muerte del acusado. Los tribunales civiles en cambio, no tenían límite, no necesitaban que nadie estuviera presente y podía llegar a matar al acusado. Dicho con palabras modernas, había más seguridad jurídica y personal en los tribunales de la Inquisición que en los civiles.

Las actas de la Inquisición.



Desde hace unos 30 años los historiadores están teniendo acceso a las actas oficiales de la Inquisición. Sin negar la realidad de los hechos, su estudio está deshaciendo el prejuicio hostil hacia la Inquisición.

Se ha desvelado que la Inquisición, en el siglo XIII, salvado los años 1231 al 1239, pronunció relativamente pocas sentencias capitales, menos del 4% del total. Que en la mayoría de las condenas a la hoguera, lo que se quemaba era un muñeco de paja. Mientras, impuso numerosas penas de cárcel y sanciones como llevar cruces cosidas en hábitos.

La Inquisición mató en 8 siglos a unas 2.000 personas. nada que ver con los muertos por los tribunales civiles. O con la inquisición protestante, que mató 125.000 campesinos en un año. Aunque las condenas fueron numerosas, no fueron a muerte. Se estima que por cada cien penas de muerte dictadas por tribunales ordinarios, la Inquisición emitió una.

Hay que distinguir la Inquisición de la Iglesia católica contra la herejía de las demás inquisiciones, que fueron usadas como arma política de represión por el poder secular. Aunque luego se le atribuyeran estos horrores a la Iglesia católica. Fue a raíz de la propaganda escrita por Guillermo de Orange, un líder protestante, cuando la Inquisición española adquirió su fama de tribunal monstruoso.

Como ejemplo, el famoso caso de Galileo Galilei, de quien se dice que la inquisición lo condenó a la hoguera. Realmente fue condenado a estar recluido unos días en su casa. Murió de viejo. Y recibía las visitas de un cardenal que era su amigo. Otros que pasaron por el tribunal de la inquisición fueron,  Ignacio de Loyola o Teresa de Ávila.

En lo relativo a la herejía, que fue para lo que se creó, el sistema fue eficaz. Ésta fue despareciendo prácticamente de los lugares en donde aparecía el Tribunal.


Si queréis saber más, os recomiendo leer LAS LEYENDAS NEGRAS DE LA IGLESIA que podéis descargar desde este enlace

_________
* En este contexto de bonanza, surge la inquitud intelectual de los fieles. Es el momento de la aparición de las Universidades y centros educativos.
**Algunos de estos movimientos se integraron luego con los protestantes.