Otro intento de sensacionalismo a costa de la Iglesia: Sexólicos anónimos




¡Vaya por Dios!
Parece que cierta cadena de TV no tiene más recurso que ironizar sobre iniciativas y opiniones contrarias a la ideología de género*, en especial si parten de un obispo, para captar la atención de su público. Incluso entrevistan a un profesional de su linea de opinión como si tuviera la verdad absoluta para afianzar su tesis.

La emisora se escandaliza de la iniciativa de un obispo español, (de Alcalá de Henares para más señas) de hablar y redirigir a aquellas personas que lo necesiten, a cierta plataforma de ayuda para resolver los temas de adicción al sexo.

Y es que parece que ahora ese tema (la adicción al sexo) no interesa. Hay que ocultarlo o hacer que parezca que no existe. Será por la ideología de género, o por lo que sea.

Pero la adicción al sexo no solo existe sino que es un infierno para quien la padece. 
"La adicción sexual afecta a un 5% de la población adulta. Se trata de un trastorno del comportamiento caracterizado por una incesante búsqueda de contactos sexuales, ante una incontrolable necesidad de aplacar el deseo sexual. La disociación entre los sentimientos y el sexo les conduce a una espiral de insatisfacción, sufrimiento, soledad y depresión".

En este sentido, la iniciativa de Sexólicos anónimos de ayudar a esas personas de modo anónimo y desinteresado me parece que merece un aplauso, venga de donde venga. Y que un obispo hable de ello, no entiendo por qué tiene que parecer mal a nadie. No se habla de pecado, se habla de ayudar al que lo pida. 

A la susodicha cadena, hay que decirle que hay otras opiniones sobre el tema además de la suya. Aquí os dejo este documental de Documentos TV donde se muestra la magnitud del problema. Un documental francés  "Adictos al sexo", que habla con protagonistas y profesionales.



Y os dejo la dirección de Sexólicos anónimos: http://sexolicosanonimos.org/ (que nunca se sabe quien puede leer esto). Una iniciativa que me parece genial para quien se sienta atrapado por el asunto y desee recuperar su libertad.

 
 





* ...de género tonto. Cuando las aguas vuelvan a su cauce, nos daremos cuenta de la sarta de tonterías y exageraciones que se están diciendo sin contrastar.